Hace unos días tuve ocasión de asistir a una presentación de Jan Duffy, Research Director IDC Government Insights and IDC Health Insights EMEA, en la que señaló las perspectivas de este año y futuros según sus estudios de investigación para las TIC en el sector público y la sanidad europeas.

Lo primero que señaló es que la situación de predictibilidad es muy compleja ya que ni la sesuda Unidad de inteligencia del Economist ni ellos mismos en sus estudios de julio del 2008 habían avnzado el crack del 2009. Un comentario de profesionalidad que pone en contexto la compleja situación mundial en la que estamos y que supongo que los acontecimientos a nivel europeo de esta primavera vuelven a cuestionar los estudios realizados en la última parte del 2009.

Pero dicho esto, y, por tanto, poniendo en cuarentena las cifras y más en lo tocante a España, creo que las conclusiones cualitativas son totalmente válidas, algunas de las cuales con motivos reforzados. Por ello los crecimientos de las TIC en el sector público europeo por encima del 5% a nivel de Europa, creo que no son muy probables y, en ningún caso, en lo que atañen a España, que todo apunta a decrecimientos.

Por ello la lista de decisiones que los directivos de las TIC en el sector público han de afrontar son totalmente válidas: necesario vs permisible, ritmo de la modernización, aumento de servicios vs recortes de presupuesto, outsourcing vs mantenimiento departamentos TIC, prestación de servicios regionales o usar los nacionales y reducir la plantilla vs aumentar el paro.

En el World Congress on IT celebrado en Amsterdan en noviembre de 2009 ya se sugería que la crisis debería de ser un acicate para replantearse las cosas y hacerlas mejor.

En todo caso, los directivos han de tomar decisiones sobre las reducciones de los presupuestos aumentado la eficiencia, sin disminuir la calidad del servicio lo que puede abrir puertas a nuevos modelos de gestión e incluso hasta un replanteamiento de prioridades y competencias.

Entre las grandes tendencias TIC para las Administraciones Públicas se destacan el avance de las llamadas "smart cities" con ciudades inteligentes en donde el despliegue de sensores, geoposicionamiento, etc. permitirá optimizar servicios, ahorrar costes y facilitar la vida a los ciudadanos, el despliegue de nuevas formas de relación con el ciudadano con el despliegue de la Administración 2.0 y la innovación en la forma de desplegar los servicios TIC con compartición de recursos entre administraciones, SaaS, cloud...

Por su parte, en la Sanidad, las tendencias detectadas van por la adopción de estándares, hacer frente al aumento de las regulaciones y el resurgimiento de los sistemas de manejo de datos y de inteligencia de negocio (BI/EPM).


Las conversaciones entre los ejecutivos y los responsables de TI están cambiando de centrarse en los procesos nucleares (tipo ERP) a abrirse a la generación de conocimiento, con herramientas analíticas y de soporte a las decisiones y también al área de adquisición de los datos automatizándolos o acercándolos al punto de creación aprovechando al máximo las posibilidades de las TIC.

Y eso está provocando cambios en las TIC en Administración y Sanidad, que IDC agrupa en un aumento de la estandarización, modelos de acceso a demanda o pago por uso, mayor apoyo en empresas para la gestión de las TI, consolidación del número de proveedores y la búsqueda de mayor implicación de los proveedores en la obtención de resultados.

En este contexto, las tecnologías que IDC señala como prioritarias son las herramientas de análisis y de inteligencia de negocio, las soluciones de colaboración, con especial importancia del tema movilidad, aprovechamiento de las soluciones de redes sociales y cloud computing, aunque sea privado, y herramientas de gestión de recursos.

IDC propone a los directivos TIC 5 mejores prácticas para avanzar en las Administraciones y en la Sanidad:

  • Alineamiento de la hoja de ruta de las TI con las estrategias de la organización
  • Planificar un Plan B, por si las cosas empeoran
  • Revisar la pertinencia de los actuales procesos y los indicadores claves
  • Mejorar la eficiencia en la gestión de los recursos financieros, humanos y físicos
  • Valorar el coste de la no inversión
Y, a su vez, recomienda a las industrias del sector, olvidarse de las estrategias de proponer tirar lo anterior para poner en su lugar lo último, pensar en los clientes y lanzar mensajes claros, escuetos y alineados con sus prioridades y presentar a los clientes evidencias de los ahorros y alcance de los riesgos. Siempre teniendo presentes que las TIC son la plataforma del cambio y que ante las enormes dificultades de las organizaciones van a necesitar más aún de empresas que les den valor real.

La aprobación de la Agenda Digital Europea esta primavera no sólo no desvirtúa el estudio, sino que en muchos casos lo refuerza, aunque Jan es muy cauta en la valoración de las expectativas de esta iniciativa.



Read More about [IDC: Futuro de las TIC en la Administración y la Sanidad en Europa ...