Aunque de origen cantábrico (o quizás por el respeto que siempre me produjo de pequeño el ver un mar muchas veces embravecido) no soy un aficionado a la vela. Pero no deja de sorprenderme ver estos fantásticos F1 del mar compitiendo en la XXXIII Copa del América. El contundente vencedor ha sido el BMW-Oracle sobre el anterior ganador, el equipo suizo del Alinghi.



Y ¿qué hace aquí esta entrada en el blog?. Tranquilos, no voy a hablar de lo que no sé, aunque parece que al tradicional valor del trabajo en equipo se ha unido esta vez de forma decisiva la tecnología, en especial con una vela rígida, celosamente protegida como arma secreta.

La primera razón de esta entrada es la belleza indudable de las espectaculares imágenes que acompaño. Pero sobre todo porque en este mundo en el que la imagen cada vez es más importante, el detalle de los rótulos de la vela con Oracle y también Sun, Sparc y Solaris es significativo por el mensaje que transmiten de compromiso con unas tecnologías en la nueva etapa. Y el que Valencia haya sido la sede de este éxito con la presencia del CEO de Oracle Larry Ellison es posible que coloque a España un poco mejor en la cultura de la compañía, lo que es un intangible que nunca viene mal.

Y, por supuesto, no me puedo resistir a comentar la metáfora que este éxito conlleva del valor de la tecnología para conseguir grandes metas. Y prefiero que el ganador sea Oracle.









More...